Tal vez se puede decir que he dado varias vueltas a la manzana. Erika dice que soy restaurado. En cualquier caso, he aprendido alguna que otra verdad acerca de las personas.

Una de esas verdades es que si no seducimos a alguien con nuestras palabras. Entonces las seducimos con nuestra atención.

El comportamiento al que le prestamos atención tiende a aumentar. Y aquel que ignoramos desaparece. Por esa razón escuchar es tan importante.

Si eres bueno escuchando puedes hacerte adictivo de la misma manera que los juegos de video son adictivos. Seguramente haz jugado algún video juego alguna vez. Considera los elementos psicológicos en el. El jugador mueve el control a la derecha y el personaje abre un cofre del tesoro en la pantalla.RECOMPENSA. Caminas hacia una puerta y presionas un botón. La puerta se abre. RECOMPENSA. Un mounstro sorprende al jugador.RECOMPENSA. Matas al mounstro. Te dan unaRECOMPENSA. Esto realmente adictivo. Personas han muerto de sed y hambre por que no pudieron parar de jugar un video juego.

Tu puedes ser como ese video juego. Escuchando con tu cara es un paso hacia esa dirección. No simplemente usando tus oídos para escuchar o tampoco repitiendo como perico cada palabra de la otra persona. Es demasiado aburrido. Las personas responden mejor a interacciones rápidas o instantáneas e inversivas.

Al mismo tiempo que observas a tu compañero de conversación hablar, nota que ellos mueven su cabeza, levantan las cejas, miran hacia abajo, a lo lejos y de regreso a ti utilizan sus manos, muerden sus labios- un montón de movimientos, de todo tipo. Hay mas de 600 músculos en el cuerpo humano, y las personas no los mantienen inmóvil mientras hablan.

Generalmente uno como audiencia no consideramos esto. Simplemente esperamos por nuestro turno de hablar - tal vez usando un "a poco" o "de verdad" de vez en cuando. Y perdemos la oportunidad que se nos esta siendo ofrecida.

Esta es la manera en que nuestro cerebro trabaja, la conexión entre personas sucede cuando dos acciones suceden responden una a otra sincronizadamente. Si golpeo la mesa con mi rodilla y la foto de tu tío Jesse se cae de la pared, tu conectarías los dos eventos "Hey Wayne con cuidado" incluso si las dos acciones no tienen que ver una con la otra. A la inversa, tendemos a olvidar las casualidades de un evento si la causa sucedió hace mucho tiempo. Tu convenientemente no recordaras el terremoto de hace un mes que posiblemente es el culpable de haber aflojado los marcos en las paredes.

Esto es lo que puedes hacer. Observa a las personas cuando hablan. Cuando mueven la cabeza- tu la mueves de manera similar. Si ellos miran a lo lejos y de regreso a ti- tu los recompensas con una sonrisa o levantando tus cejas. Sigue el movimiento de sus manos con la mirada y luego miralos a los ojos. Dirige tu mirada hacia su boca si muerden sus labios. Estas son recompensas por las expresiones dirigidas a ti.

Estas recompensas no tienen que hacer juego y generalmente no lo hacen. Arremedar es absurdo despues de todo. Tus recompensas solo tienen que seguir los movimientos de tu compañero a tiempo para recrear el sentimiento de casualidad.

Esta manera de escuchar puede crear un fuerte sentimiento de conexión. Se cuidadoso de como lo utilizas. Tal vez en algunas situaciones no querrás conectar tan vigorosamente.

Nota: Encuentro que los movimientos sutiles son los mejores. Son algunas veces casi imperceptibles pero funcionan. Su efectividad es generada por la sincronización, no por el tamaño de la recompensa.