By Wayne Elise

Hace tres veranos mientras estaba sentado en una cafetería note a una chica caminando por la banqueta de enfrente a la cual me sentí atraído instantáneamente. Por eso vacile en acercarme.

"Dile algo," dijo una voz en mi cabeza.

Me gustaría admitir que generalmente no tengo conversaciones conmigo mismo. Pero seria una mentira. "Debería de hacerlo" admití.

"Hazlo."

"Bueno es que primero tengo que recoger todas mis cosas. Y cruzar la calle. Seria embarazoso.

"Seria como en las películas."

"De terror?"

"Una comedia romántica. Puedes ser directo. Encantador. Mirala. Hay algo acerca de ella. Probablemente es muy creativa. A ti te encantas las chicas creativas."

"Pero tengo que terminar lo que estoy haciendo primero. estoy escribiendo un articulo acerca como conocer chicas."

"De verdad?" Eso es lo mas ridículo que he oído."

"Es muy tarde de todas formas. Ha dado vuelta en la esquina. Le hablare la próxima vez que la vea."

"Lo prometes?"

"Prometido."

"Okay. Pero sigo enojado contigo."

"Perdón."

"Compranos un cupcake."

"Bueno."

"Uno grandote de chocolate. Estoy triste."

"Dos semanas despues mientras estaba con un cliente en el campus de la universidad cercana."

Señale unas chicas Asiáticas asoleandose en el pasto. "Vamos a hablar con ellas. Deberías de perseguir chicas Asiáticas."

"Porque Asiáticas?" Pregunto el.

"Por que tu eres lo opuesto a Asiáticos y los opuestos se atraen."

"Es por que soy bajo verdad?"

"Que? tu no eres bajo."

"Mido 1.60."

"De verdad? Nunca lo hubiera adivinado. Tienes una gran personalidad. Ven. Hagamos felices a estas chicas. Te vas a adorar."

"Espera. Tengo que ir al baño."

"Diarrea?"

"Que? No."

"Oh okay. Usa el baño de la biblioteca. Entra y baja las escaleras. Aquí te espero."

"En cuanto se marcho, observe a la chica de hace dos semanas caminando hacia mi. Lo primero que pensé fue, oh diablos, no estoy listo."

"Lo prometiste," dijo la voz de mi cabeza.

"Tu de nuevo. okay. Lo se. Lo prometido es deuda."

" Que le vas a decir?"

"Ni idea. Algo se me ocurrirá."

"Tal vez deberías recitarle un poema. Eso es lo que Byron haría."

"De verdad? Esa es una terrible idea. De verdad. No creo que ella aprecie la poesía."

"Perdón. Solo soy la voz de tu subconsciente. No salgo mucho que digamos."

"No te preocupes."

"Hazte el ocupado. Como si estuvieras hablando por teléfono."

"Mi telefono esta en el carro."

"Haz como si saliste a correr."

"No traigo ropa deportiva."

"Haz como si estuvieras estirandote contra ese árbol."

"Diablos. Esta bien."

Puse mi pierna contra el árbol y estire mi pierna. Colocando un brazo detrás de mi espalda. Me troné el cuello. La chica ni cuenta se dio de todo esto al pasar junto a mi.

"Dile algo," grito la voz de mi cabeza. "Rápido."

"Me pare enfrente de ella. "Hola."

"Ella se detuvo con una mirada de te conozco?"

"Acercándome a ella. Que bueno volver a verte... La cosa es que, hay algo acerca de ti y pensé... Um podría caminar contigo?

La voz dentro de mi cabeza solo sacudía su cabeza. "Esa es la peor linea para conocer a alguien. Te crees un profesional? Que pena."

Ella miro al rededor como buscando una cámara escondida por ahí. "Uh, okay. Voy caminando de regreso a mi trabajo."

"Perfecto." Le dije. "Que a gusto poder caminar al trabajo."

"Así es."

"Me llamo Wayne."

"Mucho gusto Wayne. Yo soy XXXXXX."

"Creo que seria una buena idea ir a tomarnos algo un día."

"Bueno, eso puede ser un poco difícil. Tengo novio y no creo que le guste la idea de que vaya a tomar algo con un extraño."

"Claro que no le gustaría. Bueno, tal vez si vamos a tomarnos algo solo como amigos."

"Como amigos, tal vez."

"Podríamos sentarnos afuera de un cafe, con una copa de vino y hablar sobre relaciones."

Llegamos al final del campus a la esquina donde comienza el trafico. Era claramente el punto final hasta donde caminaríamos juntos ese día.

La mire. mirándome ella tomo una decisión. Tomo una pluma y escribió su numero en una tarjeta.

"No puedo creer que estoy haciendo esto." Me dio la tarjeta. "Solo como amigos."

"Por supuesto. Las amistades son buenas. nunca he tenido un amigo que no me caiga bien. Bueno eso no tiene sentido. De cualquier manera te mando un mensaje mañana."

Después que ella desapareció la voz de mi cabeza regreso. "Eso fue la situación mas embarazosa que he presenciado." dijo el.

"Si," respondi. "Lo se."

"Pero estoy orgulloso de ti."

"Gracias. Que tal si vamos por nuestro clientes, las chicas Asiáticas y vamos por cupcakes?"

"Me leiste la mente."

Ese verano la chica y yo nos hicimos amigos. Su novio francés, con el cual había empezado a salir solo un mes antes estaba de vacaciones de verano en Francia. Dándome oportunidad de usar mi magia en ella. Nos veíamos tomábamos una copa de vino y yo trataba de convencerla de dormir conmigo. Pero ella era honesta cada vez. nunca engañaría a su novio. Describiéndolo como muy guapo y muy celoso.

Eventualmente ella se entero acerca de mi trabajo. Estábamos sentados en el patio de un cafe en la calle principal cuando ella lo menciono. Sentando su copa de Cabernet sauvignon en la mesa con una expresión muy seria. "Debería de haber notado que eras un pick up artist por la manera confiada y segura con la que te me acercaste."

Instantáneamente pensé. De verdad? Así es como me percibiste?"

"Claro. Como mas?"

El verano termino y su novio regreso de Francia, haciendo imposible que pasáramos mas tiempo juntos. Empece a salir con una chica que conocí en el gym, unos meses despues me mude a New York donde conocí y me enamore de Erika.

Pero desde ese verano trato de hacerles entender a mis clientes y a quien quiera que escuche que la manera como te percibes tu mismo es muy diferente de la manera que eres percibido. Tomar acción tiene su recompensa y ser directo tiene su propio lenguaje.

Buena suerte Wayne